Analytics 2

Con Alevosía Recycled Design

miércoles, 20 de julio de 2016

 Que los objetos puedan tener una segunda vida y un nuevo sentido de ser es lo que llamamos reciclaje. Cada año aumenta la  cantidad de residuos que generamos y aunque existen plantas de tratamiento para los diferentes tipos de deshechos, el concepto de basura ha cambiado mucho en los últimos años y somos más conscientes que esa basura sí puede tener una utilidad. 

 Con imaginación y experimentación todo es susceptible de transformación, desde un juguete con una cartonera de huevos, o una maceta con una simple botella de plástico hasta elaborados diseños de lámparas, muebles, esculturas...

 Pero, ¿y con objetos más pequeños?, esos que por su tamaño pasan más inadvertidos y a menudo son menos valorados son los que protagonizan hoy este post. 







La filosofía de David y Madhavi es hacerlo todo con material de reciclajeToda su línea de joyería y complementos se basa en el concepto "Upcycling": transformar un objeto desfasado o residuo en otro de igual o mayor valor ambiental que pueda ser de utilidad. 

 Tienen una amplia gama de joyería hecha con chapas de botellas de todo tipo ya sea de refresco, leche, agua o cervezas y que viajan desde diferentes partes del mundo como Sudamérica, Asia, Europa y algunas también de África.


 Madhavi se formó en orfebrería y David era escultor. Cuando se conocieron decidieron fusionar técnicas e ideas y hace ya 6 años nació "Alevosía Recycled Design".

 El concepto de upcycling es una nueva tendencia dentro del reciclaje que ayuda a minimizar el gasto de materias primas vírgenes reutilizándolas de forma creativa. Con ello también pretenden reducir el impacto ambiental del producto durante su ciclo de vida a la vez que obtener un beneficio para los actores involucrados y el usuario final. 


 Entre los diseños hechos con Alevosía encontraréis gemelos, anillos, pendientes,  llaveros y colgantes.
  
 Pero no acaban ahí porque también utilizan lonas de camión reciclada y reimpresa para hacer bolsos, carteras, tarjeteros... y en ocasiones esculturas de flores o robots. El límite es su propia imaginación.




 Ellos son de Granada y aunque suelen conseguir las chapas de cervecerías internacionales donde van a recogerlas, no son pocos los clientes y turistas que tras conocerlos también se las envían en paquetes desde sus países de origen, como por ejemplo como Austria, Alemania o Nueva Zelanda. 

 Además de vender en su tienda, suelen acudir a ferias de artesanía y de hecho este fin de semana, del 22 al 25, estarán en las fiestas del Ayto. Los Molinos, Madrid.

 Por mi parte, ya no miraré las chapas de la misma manera y guardaré las que me llamen la atención para como cualquiera que quiera colaborar, poder enviárselas a su taller, en pleno corazón del Albaicín a la siguiente dirección: Cuesta de San Gregorio 38, 18010, Granada, España.
Image and video hosting by TinyPic






No hay comentarios

Publicar un comentario

RASTRO Y HUELLA © - DISEÑO BY HERPARK