Analytics 2

Zambrano, el susurrador de pajaritas.

lunes, 18 de abril de 2016



  Pocos se plantean vestir con este complemento asociado a ciertos uniformes u ocasiones muy concretas, pero lo cierto es que no hace falta llevar esmoquin para lucir una corbata de lazo. En seda, lana o algodón, de colores lisos o con estampados, acabado recto, de mariposa o de murciélago... podemos anudarla nosotros mismos o comprarla ya hecha y asegurarnos que esté siempre perfecta. 

  Sea como sea, la pajarita aporta un toque de personalidad y elegancia que no deja a nadie indiferente. Y para elegir la más adecuada, nada como la opinión de un experto. Hoy entramos al taller de José Zambrano.
Fotografía de Luis del Amo.



  Este extremeño que estudió Bellas Artes encontró su verdadera vocación al presentar en la Semana de la Moda de Valencia, su primera colección de moda masculina como joven diseñador
  Tras el pistoletazo de salida, continuó desfilando en diversas pasarelas y durante un tiempo también llegó a gestionar un showroom con más de 20 marcas. 

  Pero después de varios años de éxito llegó a otro punto de inflexión. Dejó todo en Valencia y se vino a vivir a Madrid, para comenzar de nuevo como emprendedor. 

  Todo empezó de forma casual hará unos 5 años, cuando un grupo de amigos le encargaron unas pajaritas para una fiesta a la que habían sido invitados.

  Tuvieron mucho éxito y le realizaron más encargos por lo que también hizo también algunas para la tienda, convirtiéndose así en uno de los primeros en producir este complemento masculino del que comenzaba a despuntar la demanda. Al trasladarse a Madrid fue cuando empezó a dedicarse más a ellas y al principio las llevaba a unos pocos puntos de venta como tiendas o sastrerías. 

  Pero después de 3 años asistiendo a Mercado de Motores, éste ha resultado ser uno de sus mejores escaparates y el boca a boca ha hecho su efecto multiplicando sus clientes. Ahora vende en unas 30 tiendas por toda España, 5 de ellas en Madrid, aunque si buscáis algo especial, siempre podéis concertar una en su taller de Lavapiés.

  José hace pajaritas muy informales para personas divertidas, con ganas de experimentar y que se pueden vestir en cualquier ocasión. Como las vende hechas son fáciles de poner y podéis elegir el tamaño, el tono que buscáis o la línea de estampado.

  El tejido que utiliza suele ser de patchwork en el que encuentra gran cantidad de estampados, y habitualmente de algodones americanos o japoneses. Aunque por "deformación profesional" siempre está atento en las tiendas y mercados por los que pasa por si encuentra nuevas telas que le inspiren. 
  Sólo compra unos pocos metros de tejido que utiliza hasta que se agota con las que salen una media de 10 pajaritas, por lo que rara vez encontrarás una igual ya que siempre se están renovando.



  Marcar la tela, cortar y coser, planchar y hacer el nudo... toda la producción es artesanal, confeccionada con una antigua máquina de coser y unas tijeras de sastre centenarias. Trabaja bajo pedido y hay meses que tiene más pajaritas que otros, pudiendo hacer una media de 150-200 al mes. ¿Y los precios? 18€ la de adulto y 16€ la de niño.

  La pajarita le ha dado muchas alegrías pero su talento da para mucho más. José no se cierra a nada y también se lanza con unos tirantes artesanales que hacen en el taller con remaches de cuero por 28€, o pañuelos a juego con la pajarita por 12€



  Además acaba de sacar una línea de corbatas para la que él mismo ha diseñado los estampados y ha mandado hacer a Italia. Son mucho más formales que las pajaritas, están hechas en seda y las vende a 25€Un precio muy competitivo si tenemos en cuenta que en las tiendas cuestan a partir de 30€, y sólo un poco más que las sencillas corbatas de poliéster que encontraremos en cadenas más comerciales por unos 19€, pero con un formato más estrecho.

  Su idea es ir ampliando en complementos y trajes de ceremonia especiales o a medida. 
  Cree que el hombre es el gran olvidado en las ceremonias pero cada vez cada vez tiene más donde elegir, y en vez de vestir el mismo traje formal "para las bodas" de siempre, se atreve con dos piezas distintas de americana y pantalón, o a vestir los complementos. 

  Sus clientes son de todo tipo. Desde señores que hacen mucho tiempo que la visten e incluso las coleccionan, hasta jóvenes modernitos, niños que van a hacer la comunión o asistir a una celebración y se quedan con las nenas con su pajarita de Spiderman... o el chico que nunca la llevaría pero su novia se ha empeñado en que la vista para una boda. 

  Y por supuesto también pajaritas para mujeres, que suelen ser algo más pequeñas que las de hombre y que se pueden vestir perfectamente con un vestido camisero. 



  Pero sobre todo, José Zambrano ofrece un producto hecho con mucho mimo y cuidando todos los detalles, con un trato cercano que te hará salir del taller con una sonrisa. 

  Podéis visitar aquí su web, pero recordad que las telas se agotan y van cambiando. Aunque seguro que entre los más de 200 estampados que tiene encontraréis alguna que se ajuste a lo que buscáis. Y si no, siempre puedes llamarle para conseguir tu pajarita perfecta, si es necesario hecha a medida y con la forma que quieras sin variar el precio.

 Y si os interesa la moda masculina, os invito también a conocer el trabajo de Ángela Guerra que crea diseños de ropa íntima y sostenible para hombres.
Image and video hosting by TinyPic




1 comentario

RASTRO Y HUELLA © - DISEÑO BY HERPARK