Analytics 2

Sandra Torralba. Fotografía para reflexionar

jueves, 18 de febrero de 2016



  Esta madrileña que comenzó estudiando medicina pero terminó graduándose en psicología y diplomándose en terapia sexual, ha vuelto a sus orígenes convirtiéndose en una creativa fotógrafa.   

 A los siete años le regalaron su primera cámara y a los diez ya creaba películas de fotos con sus amigas a modo de cómic. Hizo algún taller de teatro y maquillaje y siempre quiso ser escritora.

  Durante los años de carrera universitaria continuó haciendo fotos simplemente como un hobby. Cuando se fue a vivir a Inglaterra, empezó a usar la cámara con mayor frecuencia y se creó una cuenta de flickr que para su sorpresa se hizo muy popular. 

  Pasados unos años, decidió dejar su trabajo y volver a Madrid. Pero antes pensó que aprovecharía el cambio para reinventarse y se apuntó a un máster de fotografía en el que poder perfeccionarse, ya que hasta entonces había aprendido de forma autodidacta. Sabía que le quedaba un largo recorrido técnico para ser la fotógrafa que pretendía ser, y aunque su intención era compaginar la psicología con la fotografía, ésta última lo acaparó todo. Acabó siendo la mejor de su promoción y ya por aquel entonces, con plena confianza en sí misma, supo que no quería dejarlo.

  "Suerte es lo que sucede cuando la preparación se encuentra con la oportunidad" -dijo Séneca-.

  Y así reconoce Sandra que ha sido para ella, en cuya carrera han confluido ambas y de forma muy especial en su serie "Estranged Sex", un proyecto audiovisual que incluye imágenes, vídeos y textos de gran contenido psicológico, que reflexionan sobre el terreno emocional en el campo del sexo. 




  Como educadora social, realizó diversos estudios sobre género, relaciones sociales y sobre terapia de pareja. También hizo un ensayo sobre género, sexo y corporalidad, en el que entre otras cosas trataba: el concepto de género; lo que se construye, impone o enrarece sobre el sexo; la negación de la animalidad y sobre cómo tratamos el cuerpo creyéndolo poseer.


  Además, en Inglaterra trabajó  como psicoterapeuta y trabajadora social.  Reconoce que acabó perdiendo la fe en el ser humano al conocer las historias terribles de abuso sexual de sus pacientes, tanto hombres como mujeres. Historias que le produjeron muchas reflexiones, algunas de las cuales aparecen en esta serie.

  Sandra nos muestra escenas en las que no trata de moralizar ni de juzgar, si no tan solo de "completar la visión de la sexualidad moderna planteando situaciones que ocurren pero de las que no se habla, eventos normales que quizá no lo son tanto, y hechos naturales que se han desnaturalizado o incluso condenado".

  En la siguiente foto, escenografía una fantasía que habla de sueños, de secretos. 
  En sus palabras -"a veces uno no puede responsabilizarse de su propio deseo, bien por miedo, por culpa, por dolor... y así, lo proyecta en otro que sí desea y te toma a la fuerza, pero con la fuerza justa. Y es que en el sueño erótico, el dolor no duele y la fantasía se consume con el orgasmo"-.



  Sin embargo, en "Estranged Sex" también intenta ironizar, sacar el lado humorístico de las situaciones en que esto es posible. Todo lo que trata en sus fotografías son temas muy personales sobre los que ha reflexionado pero que en ningún modo son autobiográficas ni biográficas de otras personas. Algunas son fantasías, parodias, comedias... cada foto es una reflexión sobre un tema, un sesgo.

  Ella lo compara con otro tipo de realidades que la divierten mucho -"es como cuando compras ropa de los chinos y la gente cuelga fotos de como debería quedarte y realmente cómo te sienta, hay webs enteras dedicadas a ello. O como las recetas que pruebas a cocinar al ver la foto bonita  que la acompaña y luego el churro que te queda como resultado."

  Hace hincapié en esa "animalidad" humana, a lo que se refiere con todo aquello relacionado con la piel, los olores, los pelos, la enfermedad, el deseo... todo eso que se esconde, se oculta o se retoca condenándonos a estar todo el día amargados por no cumplir los estándares que nos marcan. 
  Por ejemplo ¿quién dice que una mujer embarazada no puede ser sexy y deseable? Con Estranged Sex XXIII, Sandra parodia un clásico de la iconografía sexista, sobre mujeres, coches de lujo, escotes y jabón.



  En una de las últimas fotos de la serie, sobre la que os hablé en el "Making of de Estranged Sex XXVI" se presentan toda una serie de fantasías sobre lo que ocurre en una fiesta de pijamas. Como pueden ser vestir lencería fina o ir semidesnuda, comer plátanos como si fueran penes, besarse, masturbarse... cuando la realidad es que una va con un pijama gordo y bastante anti erótico, ya que está entre amigas en un encuentro femenino pero no sexual. 

  Porque según comenta, las chicas no hacen concursos de "Miss camiseta mojada" cuando están en casa ¿¡o sí!? pero al menos no de la manera en que sale como en esta foto de estudio si no más cutre -"como cuando uno se hace un selfie en el baño y aparecen de fondo el armario con las toallas o la mampara de ducha y los botes de gel desperdigados... es decir, lo que es la realidad"-.



  Pero en la galería de su página web que insisto en que visitéis, encontraréis otros proyectos artísticos interesantes como "The Downfall Of The Dream", "The Ideal Man", "Sin City´s Homage", "Self Portraits"... 

  Aquí una de "Sleepy People", que trata sobre la sensación de pasar por la vida como un observador. Como un caminante perpetuamente dormido soñando que está vivo, como los ensueños del sonámbulo, el insomne y el soñador...



Y otra de la serie "Never Farewell" en la que habla de lo que le pasa al mundo, el presente que vivimos, las barbaries de las que somos capaces... donde vivir es despedirse. Donde habla de querer frenar una despedida  que llegará. Donde los vivos y los muertos van y vienen, los ciclos, la belleza y el horror, los niños y los monstruos. Donde uno siente, y vive, y da a luz, y ama, y encuentra paz y la pierde.



  En general, la fotografía la resulta relajante y divertida, aunque en ocasiones también estresante, algo común cuando te dedicas a ello profesionalmente.
  Y como es madre de dos, los pocos ratos que puede considerar como "tiempo libre" además de a sus proyectos fotográficos personales, al menos una vez por semana se dedica a otra de sus actividades favoritas con la que consigue escapar de la rutina y desafiar a la gravedad realizando cosas que parecen imposibles. 

  Pues hasta aquí la entrevista y en cuanto a este peculiar deporte que practica, el pole, espero poderos hablar en otra ocasión. 
  
  ¿Te ha gustado el artículo? Con un clic en compartir me ayudas a seguir en este proyecto. También puedes conocer a otros "artistas de Madrid" aquí mismo.  
  Mis agradecimientos a Central de Pole por permitirme tomar estas fotos, y a Sandra, quien me ha prestado las de sus obras para la ocasión.

Image and video hosting by TinyPic




2 comentarios

RASTRO Y HUELLA © - DISEÑO BY HERPARK