Analytics 2

"Making Of" de "Estranged Sex XXVI"

martes, 17 de noviembre de 2015


  Historia basada en personajes y hechos reales, ocurridos el sábado 29 de agosto de 2015 en Madrid.

  Son las cuatro de la tarde, el calor es sofocante y sudan hasta las fundas de pseudopiel de los teléfonos móviles. En mi bólido con aire acondicionado de primera generación (de manivela con motor a sangre), el mío acaba de despegarse por enésima vez del soporte que lo mantiene a la altura de mi visión. 
  Se desliza peligrosamente hacia el borde del salpicadero para caer cual esbelto ladrillo contra el suelo. Suerte que mi tobillo amortigua la caída -auch!-, al tiempo que el gilipichis (más conocido como GPS) me indica con voz ahogada que he llegado a mi destino.

  
  Al no haber problemas de aparcamiento en estas fechas, puedo ubicar mi carruaje cerca del portal de acceso exterior y tras comprobar que no hay porteros en la costa, descargo rauda el material de apoyo al equipo que se me ha encomendado traer.
  Me dirijo en verticalidad imperfecta hacia el portal correspondiente, escorando ora a la derecha, ora a la izquierda, bajo el peso de las cervezas y otros refrigerios que voy cambiando de mano. Atino con el telefonillo y consigo subir al piso sin necesidad de esquivar miradas interrogantes.



  Me abre la puerta mi amiga y organizadora del evento SandraTorralba, a cuyo llamado acudiremos unas 13 personas. 
  A pesar del tiempo transcurrido desde la última vez que nos vimos en persona -casi dos décadas- un abrazo de bienvenida y el intercambio de rigor de nuestra situación actual resumida es suficiente para ponernos al día y concentrarnos en la preparación de esta celebración especial coincidiendo casi con el día de su cumpleaños.

  Y qué mejor que celebrarlo que con una... ¡¡¡Fiesta de Pijamas!!!.
  Os preguntaréis si no es excesivamente meticuloso comenzar dicha preparación a tan temprana hora de la tarde. Pero no será ésta una fiesta de pijamas convencional, pues el momento culmen tendrá lugar al atardecer, y a la caída de la noche ya habrá terminado todo, por lo que pretendemos aprovechar la luz del ocaso. 

¿¡Cómo!? ¿Una fiesta de pijamas que se acaba al anochecer???
  Bueno, quizá debería mencionar que Sandra es fotógrafa profesional, y que además de trabajar para una conocida revista de tirada nacional, entre otros proyectos el que nos trae hoy aquí es la continuación de su tórrida, enrarecida, irónica y crítica serie "Estranged Sex", sobre la que hablaremos en otra ocasión.
  Así pues, tras la puesta al día, asumo un breve papel de ayudante colocándome aquí y allá para que ella pueda estudiar cómo incide la luz, cuál es el mejor encuadre y posición que adoptará cada modelo... Hay unos momentos de tensión con el montaje de un octabox por problemas de espacio (dícese de una especie de sombrilla gigante utilizado como difusor de luz), pero nada que unas veteranas jugadoras de tetris no puedan solventar. 

  Mientras, el resto del equipo ha ido llegando y haciéndose hueco en la habitación ubicada en la parte superior del loft con vistas al escenario fotográfico.
  Un par de maletines multiusos de maquillaje profesional y empiezan a brotar coloridas paletas de sombras de ojos, botes de laca de uñas y decenas de pinceles, brochas y otros artilugios extraños que en ocasiones las mujeres utilizan para resaltar su belleza natural...
  - "Mira a la derecha y arriba, ahora al otro lado... ¡no gesticules!. Mmmmm, un poco más de esto, otro poco de aquello... - 
  Aunque el masaje facial para la aplicación de polvos y Dios sabe qué más potingues es relajante, noto las pestañas algo pesadas y me da apuro volver a ponerme las gafas por temor a estropear el trabajo de la artista - 
  "...¿y puedo beber algo?... sí mujer, y pestañear también que si se te secan los ojos vas a acabar lagrimando y se te correrá el rímmel... -
  Al final, viendo que las fotos me salen algo más borrosas de lo habitual, decido colocarme de nuevo los anteojos con un pequeño algodón bajo el puente, provocando algunas risas y mi apodo para la ocasión de "bella miope".

 Y mientras unas permanecen inmóviles bajo la perfeccionista mirada de maquilladoras y peluqueras, en la escalera se genera un leve trasiego de cuerpos semidesnudos arriba y abajo para contrastar colores, buscando la mejor combinación de las escasas prendas a vestir con los elementos del escenario. Porque sabed que, aquí la única que realmente va con pijama es la fotógrafa, que ha elegido un modelito "animal print" algo infantil, en contraste con los encajes, volantes y tejidos semitransparentes de nuestra ropa interior.


  -"¡Venga chicas que ya es la hora y nos quedamos sin luz!"- 
  Las modelos vamos ocupando nuestros puestos mientras Sandra ultima los preparativos de iluminación, organizando la colocación de focos y flashes en los puntos estratégicos. 
  En mi grupo de tres, a los pies de la escalera, uno de estos potentes minisoles nos apunta por detrás con tal intensidad que creo dejar marcada la silueta de mi mano en la espalda de mi compañera, justo sobre la línea que ya tiene del bikini. 

  - "Tú coloca así esta mano, agárrate a ella con la otra, y apóyate aquí sujetando esto otro, ¿que sólo tienes dos manos? bueno pues de esta otra manera... Tú recta, saca pecho y disfruta de la película... tu pon cara de susto y pégate más...no tanto... la de atrás, estírate de la camiseta y sostén el espejo así, o si no utiliza el pulverizador... 
 ¿Dónde está el botellín? ¿que no tenemos? - sorry, sólo había latas-, pues usamos la botella de vodka aunque quede más heavy... tú sostén el cojín y salta con cara traviesa, como si estuvieras a punto de estampárselo a ella...toma, sostén el libro y simula una lectura interesante... vosotras haced que os dais el lote en plan cariñoso y vosotras ya totalmente lujuriosas, agárrala por la cintura como dispuesta a poseerla... y tú aquí estírate en pose super sexy mientras yo me voy a la esquina con mi osito como si todo esto no fuera conmigo..."




  En general, nos retorcemos y gesticulamos buscando la perfección artística en poses imposibles de mantener más de pocos minutos, siguiendo las especificaciones de nuestra fotógrafa. A ratos se nos libera de la actuación y contentas nos estiramos devolviendo la circulación a nuestro miembros, aprovechando para dar unos tragos (a las cervezas, no al vodka) y hacer algunas fotos de recuerdo. 

  Abajo, una pequeña "escena tras la escena" con el único participante masculino que estuvo en la "fiesta". Le podéis ver tumbado, en un ángulo muerto para la cámara, ayudando a sostener un punto de luz móvil para simular el atardecer. Su gesto beatífico pronto cambiaría ante el repentino volteo de la modelo, que cayó sobre él cuando el ingrato sofá colorado cedió, debilitadas sus patas ante el despliegue de sensualidad en la habitación. Suerte que no hubo que lamentar daños y las risas nos amenizaron el resto de la velada.



  Y tras haber leído estas líneas, no podéis dejar de pinchar aquí para ver el resultado final! Es la quinta foto que aparece y de paso podéis conocer el trabajo de esta artista.
 Espero que os haya gustado este post y si es el caso... ¿¡a qué esperáis para compartirlo!?  Un saludo a todos los lectores y gracias por estar ahí. 
  

  
Image and video hosting by TinyPic


No hay comentarios

Publicar un comentario

RASTRO Y HUELLA © - DISEÑO BY HERPARK